Descripción

LOURDES DURÁN.- Primero fue el Ideal. Después le llamaron en clave popular C´an Martí hasta albergar el nombre que le ha granjeado fama: bar Progreso. Desde 1920 está abierto, y en manos de los Simó, desde el 52. Un buen día entró un jovenzuelo de Málaga, José Cabrillana y se prendó de aquella joven "muy guapa", Magdalena, la hija del patriarca de los Simó, don José. Él, además de su amor, aportó su experiencia como camarero en La Cubana, Tú y yo y el Colmar del Paseo Marítimo a un bar que es santo y seña en la plaza Progreso. Es un bar en toda regla, de aquellos donde, como reza una tarjeta del lugar, se sirven "buen café y desayunos". Se dispensa "simpatía y trato amable", sólo que a lugares como éste les ha llegado el azote "de unos tiempos donde pocos se toman el aperitivo de la media mañana", se lamenta Cabrillana. Ya se acabaron aquellos años en que José Simó, Matilde y sus hijos José –poeta y pintor– y su hermana Magdalena, atendían a los trabajadores del puerto, a los jugadores de truc, a los aficionados al ciclismo, a la petanca y al senderismo. "A las niñas guapas, a los soldados, estudiantes, artistas", como escribió en un poema Esteban Pisón con motivo del cuarenta aniversario del lugar. José Simó, que aporta su paleta pictórica en algunos de los cuadros que cuelgan del Progreso, se jubiló en 1988. Ahora está tras la barra su cuñado, el malagueño Cabrillana. Sigue luciendo el mural de cala Egos de Quintana. Fechado en el 61. Otra Palma, otra isla. Al lado, puerta con puerta, el bar Goa. "Somos distintos. Ellos sirven más comidas, y nosotros somos el clásico café antiguo", apostilla Cabrillana. Hubo un tiempo en que "esto fue un desfiladero" por el que se colaban "chicos jóvenes que nos juntábamos para hacer deporte". Uno de ellos, el que ahora se acoda a la barra a la espera de seguir sirviendo cafés y esos desayunos con "simpatía". En el Progreso se ilustra su pasado deportivo con fotografías de los campeonatos de ajedrez, de truc, de su fervor al Mallorca y al ciclismo. Luce en una de ellas un joven Juan Carlos. "No, no, él no venía por aquí pero sí uno que era muy amigo suyo. Por eso la foto está dedicada", explica Cabrillana. Tumba la mañana y van entrando a por cañas y el cortado. Sólo la fecha de casi el centenario luce modesta en una esquina de la fachada. El edificio mantiene su orgullo de principios del XX.

Dirección

Pça.Progrès,20

07013 - Palma de Mallorca

Teléfono de reservas

971737887

Redes sociales